Aquella inspiración que creó una publicación

Imagen

Muy buenas tardes!!!

¿Alguna vez habéis escuchado eso de qué fue antes el huevo o la gallina? Sí, ¿verdad? Pues en un dilema así nos hemos encontrado hoy en clase con Álvaro Olmo. La cuestión venía a ser qué sería antes, si la idea o la intención. Por tanto, la entrada de hoy estará centrada en aquellos consejos que nos dá a la hora de crear publicaciones de diversa índole en la red.

En toda acción que llevamos a cabo debemos tener en cuenta varios factores. Por ejemplo, para la concepción de la idea cada persona tendrá sus fuentes de inspiración, que podrán ser muy diversas, y que podrán derivarse de distintas fuentes (ver, escuchar, leer, relcionar ideas y/o conceptos, posicionar, etc,). Pero debe quedar claro que lo importante no es la idea en sí, sino como plasmamos esas ideas. Tenemos que estar muy pendientes de los cambios e ir actualizando nuestra información para sacarle el mayor partido a nuestras ideas. Además, al “estar pendiente” de los cambios y novedades podemos aprovechar para sacar nuevas ideas también.

Una vez tenemos clara la idea y la intención, tenemos que buscar documentación. Investigar no es más que hacer búsquedas, tener paciencia y leer mucho. Cuanto más buscamos más fuentes encontraremos, y debemos saber cuando incorporar fuentes y cuando desecharlas, pues tan importante será una cosa como la otra. Siempre que escribamos tenemos que tener presentes nuestros objetivos pues a raíz de éstos eligiremos tanto la forma de escribir, como la profundidad del texto, la interpretación de los datos (pues los que encontramos a menudo no poseen ningún tipo de interpretación) e incluso las fuentes con las que trabajaremos.

Entre los criterios de noticiabilidad siempre ha contado como factor importantísimo la actualidad, pero hoy día podemos decir que ha pasado a segundo plano, pues con las redes sociales cualquier persona puede “informar” en cualquier momento. Si esperamos un poco más y añadimos a nuestro artículo una información extra ganaremos más en calidad e interés social.

En cuanto al tema de la redacción, debemos tener especial cuidado y ser muy conscientes a la hora de publicar, pues tenemos que llegar al receptor de la forma más rápida y directa, por lo que debemos dominarla completamente. Aunque nos centremos en nuestro target, no olvidemos nunca que nos dirigimos a una globalidad, por lo que debemos evitar las malas interpretaciones o los dobles sentidos. La escritura sigue siendo la forma de comunicación más utilizada, por lo que no podemos obviarla.

Al fin y al cabo, lo importante es la comunicación y cómo mostrarla. Debemos usar la imaginación y llevar a cabo nuestra creatividad, pues el castellano es un idioma muy amplio y variado que debemos aprovechar. Recordar que algo mal escrito puede perjudicarnos a nosotros o a la empresa para la que trabajemos.

 

Así que… ¡Animarse a escribir y publicar! Pero siempre con unas prácticas y algo de metodología para sacarle el máximo rendimiento a nuestras redacciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: