Aquella creatividad que vivía en el entorno digital

Imagen Buenos días gente!!!

 

Hoy vamos a profundizar un poco en esa conocida pero a la vez extraña ente que llamamos creatividad. ¿Qué es la creatividad? ¿Cómo se consigue? ¿Quién la posee? ¿Para qué sirve? Ante todo dejar claro que absolutamente TODOS somos personas creativas, aunque no lo sepamos o no seamos capaces de sacarle partido.

 

El docente encargado de compartir un poco de formación en torno a este tema es Rafa Benítez. Con él aprendemos que la creatividad se compone básicamente de 3 factores: el pensamiento ordinario (de ahí que todos seamos creativos), el orden y el método. En torno a la creatividad también existen muchísimos mitos que tenemos que desmontar o, de momento, dejar a un lado, como por ejemplo, que esta surge por la inspiración divina o la suerte, o que a mayor incentivo mayor será la creatividad.

Nuestro objetivo hoy será tirar las barreras con las que se encuentra esta nueva amiga nuestra, y aprender a convivir con ella explotándola lo máximo posible.

La primera barrera con que nos encontramos en nuestra rutina es el propio lenguaje, las palabras. A veces no somos capaces de expresar aquello que pensamos, y reflejándolo en la práctica, podemos usar un listado de palabras para intentar tumbar este primer muro. Con una lista por delante las personas pueden ir adaptando el pensamiento al desarrollo del tema que nos ocupe. Con el test de Saturnino de la Torre podemos medir la creatividad en tan solo 10 minutos 😉 .

A veces el único obstáculo a nuestra creatividad es la falta de un método. El primero que nos propone Rafa para probar con un ejercicio práctico es la Técnica de la inversión – Edward de Bono. Resumidamente viene a ser proponer nuestro proyecto y plantear los problemas que conlleva y sus asunciones. Una vez escritas se elige una y se le da la vuelta, se pone al revés, buscamos la provocación. Nuestro objetivo es llevarlo a lo absurdo. Finalmente buscamos ideas estimuladas para buscar el planteamiento absurdo que enfocamos como objetivo. Nos encontramos un problema y un debate, si hay solución debemos seguir, si no la hay cambiaremos de idea.

Otra técnica que sugerimos utilizar para la toma de decisiones es el diagrama de Ishikawa (“causa efecto” o espina de pescado). Consiste básicamente en organizar los factores que influyen en el problema a tratar, empezando por el “gran problema” que irá en el eje central, y plasmando los agentes que lo implican en las “espinas” transversales. Viene a ser lo que se muestra a continuación:

ishikawa

Podemos instalarnos cualquier método compuesto con una de las miles de técnicas de creatividad que existen, sólo tenemos que encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades. Ningún método es mejor que otro, pero en cada momento uno será más útil para la labor que desempeñemos. Ánimo en vuestra búsqueda!!

 

Y con estos retazos os dejo pensar… si alguien quiere saber más como sé que no sois de comentar… Preguntarle a San Google!!!! 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: